Resulta curioso el momento elegido (pleno mes de agosto) para dar a conocer un Manifiesto que desde el primer momento ha sido, y está siendo, una de las noticias más comentadas en el ámbito empresarial.

Me refiero al documento “Statement on the Purpose of a Corporation”, firmado por 181 CEO y presidentes de las principales corporaciones estadounidenses, pertenecientes todas ellas a la Asociación Business Roundtable.

En esencia, los firmantes se comprometen a crear valor para todos los stakeholders (grupos de interés de una organización), y no sólo para los shareholders (accionistas), como hasta ahora se venía haciendo.

Habiendo visto la luz el 19 de agosto, en seguida se hicieron eco de él revistas como The Economist o Forbes.

Ciertamente no es para menos, ya que algunos lo califican como la ratificación de que el paradigma empresarial está cambiando. Para algunos es, incluso, la constatación de que ya ha cambiado, aunque en esto hay diversidad de opiniones.

Una diversidad de opiniones que surge del nivel de confianza (o de desconfianza) que suscita en cada uno dicho Manifiesto; el cual no pasa de ser una mera declaración de buenas intenciones, ya que no va acompañado de propuestas concretas ni de una “hoja de ruta” que la acerque a la realidad empresarial.

Un compromiso con todos los grupos de interés

En cualquier caso (y esto es lo que ha llenado de ilusión a los más optimistas), en él se expresa el compromiso de los firmantes en aspectos tales como:

  • Entregar valor a los clientes
  • Invertir en los empleados.
  • Tratar a los proveedores de manera justa y ética.
  • Apoyar a las comunidades en las que se trabaja.
  • Generar valor a largo plazo para los accionistas.

Un compromiso impensable hace tan sólo unos años, que ha generado amplias y positivas expectativas entre aquellos que tienden a ver “el vaso medio lleno”.

Por supuesto, conviene escuchar también a los que se centran más en el “vaso medio vacío”, y alertan sobre la necesidad de no ser demasiado ingenuos.

Sea como sea, hay algunos hechos que conviene resaltar de esta declaración; como, por ejemplo:

  • La doctrina Friedman (la primacía del accionista) parece haber dado paso a la doctrina Freeman (la primacía de todos los grupos de interés: clientes, empleados, proveedores, comunidades, accionistas).
  • Se hace evidente la existencia de un contexto social y de una nueva mentalidad ciudadana (más concienciada y exigente con el papel que deben desempeñar las empresas), que sin duda ha influido decisivamente.
  • Tendencias empresariales como la Responsabilidad Social Corporativa (interna y externa a la organización), la sostenibilidad, o el compromiso con todos los grupos de interés, reciben un serio espaldarazo por parte de las propias empresas, confirman que son tendencias que han llegado para quedarse, y ponen de relieve (una vez más, esta vez de manera patente) que han conseguido “calar” en la alta dirección.

¿Un nuevo paradigma empresarial?

Independientemente de que los firmantes de este Manifiesto lo hayan hecho por convicción, por intereses puramente estratégicos, por lavado de imagen, o por la “presión” del entorno (es de suponer que haya habido una amplia gama de motivaciones, y que en unos casos hayan prevalecido unas, y en otros casos otras), lo cierto es que algo está cambiando en el paradigma empresarial.

Está por ver qué aplicaciones prácticas y cómo se irán concretizando los compromisos expuestos en esta declaración.

Pero, sea como sea, es una constatación de que los “vientos de cambio” en el mundo de la empresa han llegado a las más altas esferas de las grandes corporaciones. Asimismo, y como he comentado anteriormente, es innegable que estamos ante un documento que hace tan sólo unos años era impensable ver ratificado por las firmas que ahora lo hacen.

El tiempo dirá si queda en “papel mojado” o si realmente estamos ante un hito en el camino hacia un nuevo paradigma empresarial.

Por lo demás, existen iniciativas que promueven el cambio de dicho paradigma, a las que podemos sumarnos y apoyar. Como, por ejemplo, el Manifiesto de Honest Strategy, cuyos tres pilares (Propósito centrado en los usuarios, Autenticidad y Liderazgo Innovador) son una llamada a la Honestidad con los usuarios, con uno mismo, y con la humanidad.

 

Manuel Hurtado

https://www.linkedin.com/in/manuelhurtado/

Únete al movimiento Honest Strategy

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

16 − 11 =

Publicar comentario